La importancia de los juegos de construcción

Muchos son los estudios y recomendaciones de expertos que aconsejan y enumeran los beneficios de los juegos de construcción en los niños desde muy pequeños. En el mercado hay de todo tipo de tamaños y además son baratos.

juegos de construccion

Antes de destacar los beneficios de este tipo de juguetes no debemos dejar pasar por alto que a los más pequeños les encantan y les duran mucho tiempo. Desde más o menos que cumplen un año y comienzan a apilar piezas y a derribar lo construido (es lo que más les gusta a esa edad) van evolucionando a ser capaces de encajar o encastrar las diferentes piezas haciendo construcciones. Al principio torres y luego cosas más elaboradas como casas o puentes. A la edad de 5 años los niños que han usado este tipo de juguetes son ya grandes expertos y son capaces de dejarnos con la coca abierta.

Este inicio es para realzar que es un juguete barato y duradero en el tiempo con el que podrán jugar muchos años ya que cada nueva idea es un desafío y para ellos es como si fuera un nuevo juego.

Además se puede ir ampliando la cantidad de piezas ya que son estándar. Los fabricantes más famosos son Mega Bloks (piezas grandes) y Lego (tienen piezas pequeñas para mayores de 3 años pero la gama Lego Duplo está pensada para menores de 3).

Esta evolución desarrolla tanto la destreza con las manos al manipular las diferentes piezas como la motricidad. Pero también el equilibrio y su concepto ya que apilar piezas y meter unas dentro de otras le harán aprender los conceptos de equilibrio y de tamaño.

Así enseguida es importante para ellos el concepto de volumen ya que de un vistazo deberán reconocer que elementos son más grandes o más pequeños para poder realizar la tarea.

A lo anterior hay que sumar el concepto de formas y figuras geométricas para poder montar normalmente algo que quiere imitar de un objeto cotidiano (una casa, un coche, etc).

Una vez aprendidos los conceptos anteriores llega la etapa que se llama del Juego simbólico, que es imitar situaciones de la realidad que le rodea, así intentará reproducir objetos o situaciones de la vida cotidiana.

Algo muy importante de estos juguetes (sobre todo para los padres) es que ayudan mucho al niño en los conceptos de ser organizados, ya que la mecánica del juego les obliga a clasificar y ordenar.

Algunos estudios apuntan muchos mas beneficios como el hecho de que los niños aprenden que las cosas no son como ellos quieren. Esto se debe a que tienen que respetar leyes físicas y que si no las respetan la construcción se vendrá abajo, lo que ayuda también a controlar la frustración y la constancia. Si se cae habrá que empezar de nuevo con paciencia y cuidado.

Otros aspectos que potencian son la concentración, basta con ver a un niño intentando hacer algún tipo de figura y veremos que hasta que no lo consiga no hay nada que pueda distraerle ni televisión, ni música ni nada.

En definitiva son beneficiosos tanto muchos aspectos en el desarrollo motriz y cognoscitivo.

Estos juguetes nunca pasan de moda, les duran muchos años, tienen un precio bajo y se entretienen durante horas al mismo tiempo que aprenden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *